Zapatillas pronadoras, supinadoras o neutras. ¿Es útil el análisis de la pisada?

Zapatillas pronadoras, supinadoras o neutras. ¿Es útil el análisis de la pisada?

Estás iniciándote en el mundo del running o quizá ya eres un corredor habitual y tienes molestias, problemas o incluso lesiones, es posible que se deba a tu forma de pisar.

En relación a tu forma de pisar te planteas si eres pronador, supinador o neutro y si llevas la zapatilla adecuada según el tipo de pisada. Sigue leyendo y entenderás estos conceptos: tipos de pisada,  de zapatillas y  si su uso  realmente es tan importante. 


El pie y la zapatilla son la base mecánica del entrenamiento del corredor. Estos dos elementos suponen el punto de conexión entre tu cuerpo y el terreno que pisa: asfalto, montaña, caminos de tierra o  pista. El tipo de terreno por el que vas  a correr también influye en la elección de la zapatilla: camino/asfalto, montaña o pista. 


El gesto deportivo del corredor más determinante es su pisada. El estudio de la pisada nos informa de cómo  el  pie y  el miembro inferior funcionan durante la carrera,  cómo el pie entra en contacto con el suelo y cómo se producen los movimientos y las cargas durante la fase de apoyo de la carrera. 


Las cargas y movimientos durante la fase de apoyo son muy diferentes de unos corredores a otros y determinan en gran medida la biomecánica del corredor concreto.


¿Soy pronador, supinador o neutro?


La  mayoría de los corredores están familiarizados con  los términos de pronación o supinación. Es raro encontrar un corredor que supine o prone la cantidad justa o la proporción adecuada. 
Casi todos los corredores tienden a pronar o a supinar pero si se prona o supina en exceso y no se corrige puede aparecer dolor en las rodilla, lesiones en  tendón de Aquiles, en el tendón tibial posterior o en los peroneos, periostitis tibial o dolor en el talón.

 
Hay tres tipos  de pisada y lo explicaremos teniendo en cuenta la biomecánica de la marcha:


    •    NEUTRA: El pie impacta contra el suelo, por lo general, por el lado exterior del talón y cuando el cuerpo se  apoya con todo su peso sobre el pie, éste se mueve por toda la superficie central. 


    •    PRONADORA: Es la pisada más común y extendida entre los corredores. Una  pronación leve s implica mayor amortiguación en las extremidades inferiores. Lo más natural es  que todos pronemos un poco. El pie impacta contra el suelo, por lo general por el lado exterior del  talón y cuando se apoya con todo su peso sobre el pie, este rota hacia el interior. Según el ángulo del eje vertical del pie con el suelo, la pronación puede ser mínima o natural, moderada, o en casos muy  exagerados estaríamos hablando de una híper-pronación.


    •    SUPINADORA: Este tipo de pisada es muy poco frecuente, el porcentaje de corredores que supina  está en torno al 3 y el 5% y en general se trata de individuos con pies con un  arco muy alto y pronunciado. 


 
Como ya decíamos, en la carrera fisiológica, generalmente todos pronamos en mayor o menor medida: leve, moderado o severo (que puede llegar a ser patológico) y no siempre es necesario corregirlo.  


Si no eres pronador, y pisas neutro, deberías  buscar una zapatilla con una buena amortiguación puesto que no es necesario aportar corrección alguna. 


Si eres supinador, la comercialización actual, te orienta a elegir una zapatilla neutra o según algunas marcas neutra/supinadora, nombre que no se adapta tanto a la realidad de la zapatilla. Igual que en el caso de los pronadores hay diferentes grados de supinación y en función del grado deberás utilizar una zapatilla neutra y colocar unos soportes que el podólogo personaliza en función de tus necesidades. 


¿Son útiles las zapatillas pronadoras, supinadoras o neutras de acuerdo al tipo de pisada del corredor?


Analicemos qué ocurre con respecto a la comercialización de las zapatillas que nos venden como pronadoras o neutras y si realmente son efectivas a la hora de controlar la pronación o la supinación, como llegan a conseguir ese control de la pronación o supinación y si este control de supinación/pronación realmente disminuye el riesgo de lesiones. 


 
Con el paso de los años se han llegado a desarrollar unos modelos cada vez más perfectos y más eficaces en la carrera al igual que en diferentes tipos de deportes y  debemos de tener en cuenta que las características de una zapatilla utilizada para el running no tiene las mismas especificaciones  o características que un calzado utilizado para otro tipo de deporte. 


La zapatilla de correr se compone de la horma, el material de corte, los contrafuertes, la entresuela y la suela.  


La  entresuela  o mediasuela es la parte que más se ha modificado para incluir los sistemas de amortiguación y las modificaciones para el control de movimientos. Esta es  la parte que se encuentra entre la suela y la parte superior. Desarrolla diversas funciones ya que debe ser capaz de absorber el impacto dando amortiguación al pie al correr y a la vez debe ser capaz de controlar los movimientos anormales y/o excesivos del pie (pronación o supinación). 


Con respecto a los materiales que se utilizan para la elaboración de esta entresuela, podríamos  hablar largo y tendido, pero lo que nos interesa analizar aquí es la estabilidad y absorción del impacto que realiza esta parte y eso es lo que diferencia la zapatilla pronadora de la neutra. Generalmente es en este sentido  donde se observan las mayores diferencias de calidad de una zapatilla.  Los materiales de la  entresuela  son los que básicamente marcan la diferencia entre modelos y compañías,  aquí es donde hay una autentica “guerra tecnológica” de las zapatillas deportivas en la que las casas comerciales utilizan sus últimas tecnologías, usando elementos correctores que modifiquen  y den estabilidad a nuestro arco plantar para contener los movimientos de pronación.
 
Los estudios sobre tipo de pisada y calzado se han realizado sobre todo en el ámbito militar. En estos estudios se concluye que las diferencias entre correr con los diferentes tipos de zapatilla (pronadora, supinadora o neutra) no es estadísticamente significativa en cuanto a la prevención de lesiones se refiere.  


Otros estudios que hacen referencia a la utilización de soportes plantares afirman que en este caso sí existen cambios y mejoras con respecto  a la carrera y a la prevención de lesiones. Esto dependerá claramente del tipo de pisada que tengas y el grado de pronación/supinación de tu pisada. Dicho de otra manera, la personalización de las plantillas que hace tu podólogo aportaría mas beneficios que la corrección que hace un modelo de zapatilla hecha para un grupo enorme y poco personalizado de corredores. 


En las tiendas especializadas existen medios para el análisis de la pisada que pueden ser orientativos a la hora de elegir tu zapatilla, si tu marcha y carrera no son patologícas este tipo de análisis y el tipo de zapatilla que te recomienden en función de la pisada será útil para la elección de la zapatilla, pero probablemente no reduzca las lesiones. Si padeces lesiones de repetición, dolor o alguna alteración, lo mejor sería que acudieras a  un especialista.


El podólogo, tras realizar el estudio, puede  recomendar el uso de unas plantillas personalizadas que ayuden a corregir la pisada para evitar  lesiones. La variabilidad en la pisada es tan grande que hay individuos que no pisan de la misma forma con un pie que  con el  otro,  de ahí la importancia  de que se personalicen las plantillas.


 Para la corrección de la pisada, los podólogos recomiendan utilizar zapatillas neutras y sustituir las plantillas originales de estas por otras personalizadas en función del análisis de pisada, de esta manera se evitará un gran número de  posibles lesiones.
 
 
Inés Puchau Peris. Enfermera, podóloga y Runner

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS