10 consejos para no perder la motivación en verano y seguir corriendo

10 consejos para no perder la motivación en verano y seguir corriendo

¡Uf que calor! Que pereza ¿no? Es verano y apetece de todo menos correr. Adelante, sabemos cómo mantenerte activo a pesar del verano y del estilo de vida veraniego. Además, una vez más, insistimos en que no todo es correr. Te lo contamos.

1. Ordénate el día para evitar correr en las horas de mayor calor: El verano es época de descanso, de horarios anárquicos y de relax, pero no es incompatible con el running. Las altas temperaturas y la humedad nos hacen imposible salir a correr en las horas centrales del día. Ordénate el día. Levántate temprano, prepárate el desayuno de los campeones y con la fresca mañanera aprovecha para hacer unos km.  

Cuando vuelvas de correr tienes muchas horas por delante, para el relax y para despreocuparte de los horarios. ¿Y si no te apetece madrugar? Pues resérvate el running para el final del día. Al final de la tarde las temperaturas se suavizan y puedes aprovechar para salir a correr un rato. ¡Atención! Tu cuerpo no está igual a primera hora de la mañana que al final del día. La mañana es ideal para hacer un rodaje continuo y la tarde es ideal para introducir algún cambio de ritmo y ejercicios de fuerza (cuál es la mejor hora para salir a correr). 

2. Alíate con la playa: El mar suaviza las temperaturas pero sube la humedad ambiental. En general hace que la playa sea un aliado perfecto para el runner en verano. Correr por la orilla de la playa es saludable porque es un terreno menos duro y menos lesivo que el asfalto, pero la inclinación de la orilla puede cargar la pierna y la cadera mÁs lejana a la orilla del mar. 

- Consejos la misma distancia que hagas de ida hazla de vuelta, así contrarrestarás la ida con la vuelta y no se te cargará más una pierna que la otra. Intenta correr por la orilla  siempre con zapatillas para evitar lesiones en el calcáneo y de articulaciones y ten en cuenta que la arena suelta no es valida para correr porque aumenta el riesgo de lesión de fascitis plantar pero sí puedes utilizarla para hacer rectas que nos servirá para trabajar la fuerza y ganar potencia y velocidad. Además la brisa marina disminuirá la sensación de calor corriendo y después de correr por la playa, puedes aprovechar para perder calor con un baño refrescante o para nadar unos metros  en el mar. 

 

3. Abusa del entrenamiento cruzado: Al correr generamos mucho calor y con las altas temperaturas y la humedad del verano nos cuesta eliminar el calor. El ciclismo nos hace perder más calor por convección y la natación disipa el calor por conducción. Ambas son disciplinas, el ciclismo y la natación, son muy complementarias al running.

El ciclismo te permite fortalecer cuádriceps y mantenerte realizando una actividad aeróbica durante horas a la vez que puedes seguir hidratándote, y la natación es un complemento para el trabajo de brazos que te hará bracear con mas eficiencia (el braceo en el running) y para   trabajar la musculatura respiratoria. Si estas en la montaña, una ruta senderista con peso en la mochila y bastones de marcha nórdica (o sin ellos) también son un complemento perfecto al running. 

4. ¿Y si no sabes nadar ni tienes bici? ¡Trabaja la fuerza en verano!: Que sí, que es verano, en la calle hace calor. Tanto calor que en las horas centrales del día no te recomendamos salir a correr.  Te proponemos una alternativa, ponte el aire acondicionado o un ventilador y trabaja la fuerza, haz abdominales, lumbares (tu CORE), ejercicios de brazos, sentadillas, ejercita los gemelos y brazos (mira estos ejercicios).  Si tienes la posibilidad de ir al gimnasio para hacer tus ejercicios de fuerza aprovecha para correr en cinta con el aire acondicionado, probablemente sea l única época del año que prefieras correr en cinta y no al aire libre. 

 

5. Adapta tu ritmo de carrea al verano: ¡A que sí!  ¿A que en verano te cansas más yendo a ritmos cómodos de invierno? ¡ya lo sabemos! Según la temperatura y la humedad tendrás que adaptar el ritmo de carrera. Tenlo en cuenta para evitar frustraciones innecesarias. 

6. Recuerda que hay días y horas en las que es mejor no salir a correr.  Es verano, las altas temperaturas y la humedad pueden convertir una salida de correr  en una autentica locura. Mira la previsión meteorológica y fija te en la humedad y la temperatura. En este articulo te decimos cuándo es conveniente no salir a correr o cuando limitar el entrenamiento a un máximo de 30-45 minutos: cómo afecta el calor al rendimiento. 

7. No es tiempo de series ni de trabajo de velocidad. Es verano, hace calor y no es momento de machacarse haciendo series. Tu objetivo en estos meses es seguir comprometido con el running y no perder la forma. Haz rodajes continuos, tan largos como te permita el calor y como mucho incorpora alguna recta al final del entrenamiento y aprovecha, ahora que tus salidas son mas cortas para trabajar la técnica de carrera. Lo que hubieras ganado en velocidad, lo habrás perdido para cuando llegue la temporada de carreras populares, pero la técnica trabajada ahora la mantendrás en otoño. 

 

8. La alimentación del verano es muy saludable ¡aprovéchate!: El verano nos ofrece la posibilidad de alimentarnos de forma saludable y fresca. Ensaladas de pasta, con tomate, nueces, fruta y aceite de oliva y el gazpacho deben ser nuestras aliadas. Abusa de la fruta estival: sandia, melón, melocotón, ciruelas, fresas ¡son buenísimas! Y por supuesto algo tan nuestro y tan refrescante como el gazpacho. No lo olvides, es verano, date un homenaje con la bebida del runner ¿cuál es? La cerveza.

9. Corre con música para retrasar la fatiga: La música te ayuda, te desconecta, te transporta al mundo de las emociones y el running también son emociones. La música del verano es fresca, es alegre como el running. Te decimos cómo correr con música para retrasar la fatiga

10. Llévate tus  zapatillas y tu ropa de correr allá donde vayas de viaje: Todos lo hacemos, tu también, de eso estamos seguros. Es muy de runner llevar las zapatillas de correr cuando salimos de viaje y también  llevarlas y no usarlas,  ¡marca la diferencia! Llévalas y utilízalas, conocerás el sitio donde vayas con otra perspectiva, con la perspectiva del subidón de endorfinas que sientes cuando corres. Piensa que con un paseo de 8 o 10 km has podido ver cualquier ciudad de tamaño medio, si lo haces corriendo sólo te llevará 1 hora y cuando vuelvas a la calma con tu gente, tranquilamente podrás hacer de guía y enseñarle lo que más te haya llamado la atención. 

 

¿Tu sigues motivado en verano? ¡cuéntanos como lo haces! En Be runner my friend no paramos ni en verano. ¡Compártelo si te ha resultado útil!

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS