Cómo correr empujando del carrito de tu bebé. Running y familia

Cómo correr empujando del carrito de tu bebé. Running y familia

La familia que corre unida permanece unida. Si tu hijo te ve correr desde bien pequeño y le haces participe de tu pasión por el running, sin darte cuenta, le estas inculcando unos hábitos saludables que va a tener para toda su vida. Te enseñamos cómo correr empujando del carrito de tu bebé.

¿Desde qué edad puedo empezar a correr con mi bebé?

Lo primeros meses son de adaptación. Los recién nacidos necesitan tranquilidad en los paseos. Aunque existen en el mercado carros de bebés para correr aptos para recién nacidos, creemos conveniente que no se debe correr con bebés menores de 2 meses. A ser posible, es preferible esperar a que el lactante haya cumplido los 6 meses de edad. 

 

¿Qué tiene de especial un carro de bebé para correr? 

Lo primero que debes tener presente es que el carro que uses para correr con tu bebé es diferente que los carros habituales utilizados para pasear. Igual que las zapatillas de correr, tienen diferencias importantes con los zapatos que te pones para pasear. 

- Las ruedas: Lo primero que llama la atención son las ruedas. Los carros de bebé para correr tienen 3 ruedas: 1 delantera y 2 traseras. Las ruedas además son considerablemente mas grandes. 

- Rueda frontal: Los carros de correr sustituyen las dos ruedas delanteras por una rueda frontal. Lo mas seguro es que utilices el carro tanto para correr como para pasear. Te recomendamos que te fijes en la posibilidad de bloquear la rueda delantera. En los paseos, la rueda delantera debe estar desbloqueada para hacer los giros con mas facilidad, y cuando corras debes bloquear la rueda delantera para evitar que cualquier irregularidad del terreno haga girar la rueda y con la velocidad de la carrera el carro vire sin control. 

- Tamaño de las ruedas: Los carros de correr tienen las ruedas considerablemente mas grandes que los carros de pasear, para que  el carro vibre menos con las irregularidades del terreno. 

- Separación entre ruedas traseras: Las ruedas no solo son mas grandes, si no que están mas separadas entre sí para que el carro tenga mas estabilidad. Aquí tenemos la primera desventaja respecto a los carros de pasear: ocupan más cuando los plegamos y cuesta más encajarlos en los marcos de las puertas cuando entramos o salimos de una habitación con ellos. 

- Freno: El freno es un comodísimo accesorio del que disponen los carros de bebés destinados a correr. No es imprescindible, pero es tremendamente útil para mantener la velocidad cuando corremos pendiente abajo y evita que perdamos el control de la velocidad del carro cuando bajamos una cuesta. 

- Protector del sol: Tanto los carros de correr como los de pasear llevan un complemento de tela ideado para proteger al niño de los rayos del sol. Vigila que sea ajustable, si el niño va protegido del sol podrás correr en los días soleados. 

- Plegado: El tamaño de las ruedas y la separación de las ruedas traseras hace que los carros de bebe para correr, en  plegado, tiendan a ser mas grandes que los carros de bebe para pasear. 

- Altura del manillar: Elige un carro de bebe que permita ajustar la altura del manillar. Si para correr la postura es importante para evitar lesiones, más aun es cuando tienes que correr empujando un coche de bebé.

 

¿Como correr con un carro de bebé? 

Si eres mujer y acabas de dar a luz sigue las indicaciones para correr después del parto (volver a correr después del embarazo). Vamos a analizar cómo correr empujando de un carro de bebe: 

1. Ajusta la altura del manillar y corre con el manillar cerca de ti: Si acabas de dar a luz tu musculatura abdominal estará mas debilitada y tenderas a correr con las manos estiradas empujando del carro y dejando caer tu peso sobre él haciendo que el tronco se incline hacia delante. Si no acabas de dar a luz veras igualmente que es más cómodo correr dejando caer tu peso sobre el carro, pero esto sobrecarga considerablemente las lumbares.  Trata de acercarte el carro hacia ti con los hombros inclinados hacia abajo. Comprueba mentalmente tu postura en cada quilómetro para evitar que el cansancio te haga adquirir la postura incorrecta. Correr con el carro próximo a ti, con la tronco erguido evitará los dolores lumbares que frecuentemente cuentan los que practican este hábito. Y no está de más que fortalezcas el core: entrena tu core.

2. Mantén los pies alineados hacia delante: Cuando estés subiendo una pendiente empujando del carro de bebe comprueba la posición de tus pies. No los abras. Los pies han de ir paralelos, orientados  hacia delante para evitar sobrecargar los aductores. Probablemente te sea mas difícil, pero evitaras generar desequilibrios en la musculatura de la pierna que pueden llevarte a la lesión. 

3. Vuelve a empezar a correr:  Siéntete como cuando empezabas a correr. Nunca habías corrido con un carro de bebé. Todos empezamos a correr alternando caminar correr y alternando días de carrera continua con días de caminar. Vuelve a tus inicios hasta que seas capaz de completar tus entrenos empujando del carrito (engánchate al running). 

 

No vas solo, lo mas importante va dentro del carro

Cuando vas a correr con tu bebé, debes tenerlo muy en cuenta: 

1. Lleva algo de comer, pero evita que se lo lleven a la boca mientras corres. Vas corriendo y hay un continuo traqueteo, evita dar alimentos pequeños o que haya pequeños elementos que puedan llevarse a la boca y que puedan provocar  un atragantamiento. Cuando le des de comer para de correr, y una vez hayas parado, ofréceselo. 

2. Lleva agua para ti y para el niño. Los niños tienen sed y han de tener acceso a los líquidos. Lleva agua para el niño y para ti, dale de beber cuando hayas parado. 

3. Lleva algún juguete. Permite que el niño se entretenga no solo del paisaje, déjale entretenerse con alguno de sus juguetes. 

4. Métete en su mundo mágico. Vas con un niño, comunícate con él, hazle ver que vais volando, persiguiendo a los ladrones y hazle disfrutar en los giros que es lo que mas les gusta, incluso dando vueltas en círculos. 

5. Ten en cuenta sus deseos. A veces los niños no quieren que les lleves en carro mientras corres y te piden jugar en el parque. No pasa nada porque pares en el parque. Mientras el juega tu puedes aprovechar para hacer dominadas o abdominales y lumbares sin perderlo de vista. 

 

 

¿Has corrido con niños? ¿Qué dificultades encuentras? ¿Crees que las ciudades y los parques están adaptadas para correr con niños? Cuéntanoslo en las redes sociales y compártelo con tus contactos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS