¿Por qué el yoga es el mejor complemento para mis rutinas de running?

¿Por qué el yoga es el mejor complemento para mis rutinas de running?

Sin duda el running en su práctica habitual reporta al corredor múltiples beneficios tanto físicos como psicológicos. Sin embargo, correr de manera saludable requiere constancia y esfuerzo y en ocasiones si no complementamos este deporte con otra disciplina finalmente podemos llegar a sobrecargarnos y lesionarnos. Por eso, te vamos a revelar un gran secreto en este post que mejorará tu condición de runner en muchos aspectos. Se trata de la práctica del yoga como complemento al running. Conoce las claves para practicar yoga en casa en este link.

Motivos para combinar yoga y running

El estiramiento perfecto: Si te adentras dentro del mundo del yoga te darás cuenta de la infinidad de posturas, llamadas asanas, que permiten desarrollar tu flexibilidad. De bien es sabido que después de terminar de correr y realizar un buen enfriamiento (es decir, un trote suave), es muy recomendable hacer una serie de estiramientos musculares. En este aspecto, el yoga te va a servir para conseguir que tu sangre llegue a tus músculos con estiramientos específicos que nunca antes habías experimentado.

Meditar y correr: Una de las características principales del yoga es la capacidad de relajación y bienestar mental que proporciona su práctica. Tanto antes como después de una sesión de running utilizar el yoga como camino a la meditación te va a permitir encontrar un estado de paz contigo mismo. Conseguirás evadirte del estrés y las preocupaciones, en definitiva, mantendrás un buen estado de salud mental.

 

 

No más lesiones: Las lesiones de rodilla son bastante recurrentes en el running. Una mala pisada, la sobrecaga de entrenamientos o no saber parar cuando tu cuerpo te está avisando con algún tipo de dolor son causa de lesiones como el síndrome de la cintilla iliotibial o también llamado “rodilla del corredor”. Pues bien, dentro de las posturas del yoga existen algunas específicas que ayudan a aliviar el dolor de rodillas y también a fortalecerlas. Se trata de secuencias de ejercicios en los que se utilizan diferentes tipos de grupos musculares que tienen que ver directa o indirectamente con la articulación de la rodilla , como son, por ejemplo, los cuadriles o los músculos isquiotibiales.

Felicidad hormonal: Al igual que en el running, la práctica del yoga también da lugar a la producción de hormonas como las endorfinas, también denominadas “hormonas de la felicidad” que son segregadas por nuestro cerebro y nos hacen sentir placer y bienestar. ¡No podrás para de practicar yoga una vez lo pruebes!

Conoce tu cuerpo y tu mente: Si correr te ha enseñado muchas cosas sobre tu cuerpo a nivel de superación, con el yoga podrás adentrarte en otro tipo de autoconocimiento. Llevarás tu estado mental a sitios que jamás habrías imaginado a la vez que experimentaras sensaciones nuevas en tu cuerpo. El yoga podrá ser la gasolina que hará que tu motivación permanezca en alza para correr. 

Esperamos que después de leer este artículo consideres seriamente que el running y el yoga van unidos cogidos de la mano. Su combinación te resultará un totem muy completo para mejorar tanto tu salud física como mental. ¡Anímate y empieza cuanto antes!