La pérdida de cabello en las mujeres

La pérdida de cabello en las mujeres

Las mujeres habitualmente notan alguna pérdida de su cabello durante el periodo de la menopausia, con la reducción de la densidad de este normalmente en el centro del cuero cabelludo, que se adelgaza lateralmente, aunque la pérdida del cabello puede ocurrir a cualquier edad. En las mujeres pocas veces se produce la pérdida de cabello en la línea de cabello frontal.

En la Gran Bretaña las mujeres constituyen un tercio de los pacientes de trasplante de cabello, y ha habido un 41% de aumento en consultas de mujeres en un año.

La pérdida de cabello femenina puede ser atribuida a una combinación de intensificación de los niveles de estrés, las hormonas errantes (a menudo desequilibrios por el uso de la Píldora), una dieta extrema, anemia (deficiencia de hierro), deficiencia de vitamina B12 y zinc, y condiciones inmunológicas. Otras causas pueden deberse a que las mujeres dañan su cuero cabelludo con tintes, extensiones de pelo, planchas, substancias irritantes para el peinado, y peinados que jalan el cabello hacia atrás y provocan alopecia por tracción.

La soluciones tradicionales de las mujeres para lidiar con la caída de su cabello han sido peinados estratégicos, bandanas y pelucas. Usar una peluca no conlleva el estigma y la burla que tienen que soportar los hombres que escogen usarlas. En algunas sociedades tradicionales los trapos anudados alrededor de la cabeza son a veces obligatorios, como en el Oriente Medio, y en algunas partes de África, y las mujeres pueden ocultar su pérdida de cabello sin mayores cuestionamientos.

La pérdida de pelo en las mujeres puede ser un trastorno devastador que puede tratarse farmacológicamente o quirúrgicamente mediante un trasplante de cabello. Para las mujeres una evaluación médica exhaustiva con un personal médico especialista en cabello, que buscará enfermedades específicas, es necesaria en el tratamiento de trastornos del cabello.

Las mujeres, a diferencia de los hombres, no suelen tener sitios estables resistentes a la caída donde pueden encontrarse folículos pilosos idóneos para un trasplante. Las mujeres son propensas a quedarse calvas no sólo en la parte superior de su cabeza, sino también en los laterales, en la parte trasera y delantera. Todas las áreas de una cabeza de las mujeres pueden verse afectadas por las hormonas que provocan la caída del cabello, como la DHT. Cualquier intento para moverlos a las áreas de calvicie de la cabeza es inútil, el cabello trasplantado simplemente va a caer. Cuando el folículo piloso está ya dañado por las hormonas que provocan la caída del cabello en primer lugar, el trasplante a la zona de calvicie en la cabeza no va a resolver el problema.

 

Pérdida del cabello localizada

La alopecia areata es una condición genética y es el tipo de pérdida de cabello no-cicatricial más común. La pérdida de cabello cicatricial es visto en el lupus, liquen plano, o radioterapia local. Si esta es debida a problemas médicos locales que han sido curados, generalmente son susceptibles de trasplante de cabello.

 

Pérdida de cabello difusa

El adelgazamiento difuso del cuero cabelludo es la forma más común de pérdida de cabello femenino. Adelgazamiento difuso implica una reducción en el diámetro y el grosor del cabello. Las mujeres con este tipo de pérdida del cabello generalmente no son buenos candidatos para la cirugía.

 

Pérdida del cabello con patrón

En algunas mujeres su pérdida de cabello tiene un patrón similar al de los hombres. Las mujeres con el patrón masculino de pérdida típicamente tienen adelgazamiento en la línea de cabello frontal y la parte superior del cuero cabelludo, mientras que los lados del cuero cabelludo, permanecen relativamente a salvo. Las mujeres con este patrón de pérdida de cabello son excelentes candidatos para un trasplante de cabello. Siempre que el cabello del sitio donante sea permanente, el cabello trasplantado durará por la vida del paciente.

El mayor problema con el trasplante de cabello en las mujeres es cumplir con las expectativas de estas, a veces imposibles de alcanzar. Las mujeres sueñan con resultados mucho más completos y fluidos que los hombres, y esperan recuperar un cabello como el de las mujeres que nunca han tenido caída de cabello.