Soy runner y me he quedado embarazada, ¿puedo seguir corriendo?

Soy runner y me he quedado embarazada, ¿puedo seguir corriendo?

Eres runner y te has quedado embarazada, la noticia la recibes con alegría y sabes que van a haber varios cambios en tu cuerpo en los siguientes meses. Pero hay una pregunta que ronda tu cabeza: ¿podré seguir corriendo? Tranquila, si todo va bien, podrás seguir corriendo. Sigue leyendo y te explicamos con detalle en qué situaciones es más prudente mantener reposo, saber qué circunstancias te impiden correr durante el embarazo y qué has de notar para decidir que has de dejar de hacer ejercicio físico.

 

¿Es buena la actividad física durante el embarazo?

La ACOG (American College of Obstetrician and Gynecologist) recomienda 30 minutos de actividad física al día (o al menos la mayoría de los días de la semana) durante el embarazo si no hay situaciones que la contraindiquen. 

El tipo de actividad física bien podría ser correr a una intensidad del 60%-90% de la frecuencia cardiaca máxima (planificación de entrenamiento con pulsómetro). Los beneficios del running no solo se han demostrado fuera de la gestación (beneficios del running), se ha visto que las mujeres que antes de quedarse embarazadas practicaban ejercicio físico con regularidad y que durante el embarazo siguieron haciendo ejercicio experimentaron:

•Menor ganancia de peso (3,4 Kg. vs. 9,9 Kg.)

•Menor acumulación de depósitos grasos (2,2 kg vs. 6,7 Kg.)

•Menos riesgo de diabetes gestacional y mejor control

•Mejor autopercepción de la imagen corporal

•Mejor forma física y menos riesgo cardiovascular

•Menos síntomas asociados al embarazo como las nauseas y los vómitos

 

¿Cuando no está recomendada la actividad física durante el embarazo?

Aunque la ACOG recomienda la actividad física durante el embarazo, hay otras situaciones en las que, haciendo caso a  la ACOG, tu ginecólogo te recomendará que no practiques ningún tipo de actividad física aeróbica y te recomendará reposo

Enfermedad cardiaca con repercusión hemodinámica: El embarazo incrementa el volumen sistólico, el volumen sanguíneo y la frecuencia cardiaca para abastecer de oxígeno y nutrientes a tu organismo y al del bebé que esperas (el consumo máximo de oxigeno, VO2máx, el indicador físico del runner). Estos cambios suponen una sobrecarga al corazón, por ese motivo, si partes de un corazón enfermo lo más sensato es no sobrecargarlo aun más con el ejercicio físico. 

Enfermedad pulmonar restrictiva: Los pulmones han de obtener oxígeno para ti y para tu bebé, se sabe  que la mujer embarazada cuando respira toma un 50% más de aire en cada inspiración y el tamaño del útero comprime el diafragma dificultando la respiración. Como sabes, las necesidades de oxígeno aumentan aún mas al practicar ejercicio físico, por eso cualquier dificultad añadida como en el caso de una enfermedad pulmonar que dificultara la inspiración contraindica la práctica de ejercicio físico durante el embarazo. 

Incompetencia cervical o cerclaje cervical: El cuello del útero ha de permanecer bien cerrado. Si el cuello del útero no cierra bien, el traqueteo del cuerpo cuando corres o caminas podría tener consecuencias desastrosas para tu bebe. 

Sangrado vaginal persistente en el segundo o tercer trimestre: El sangrado vaginal es indicativo de que puede estar despegándose de la placenta del útero. El traqueteo y el movimiento del cuerpo al correr o al andar favorece que se sigua despegando la placenta y tener graves consecuencias en el feto y para la madre por el sangrado y la falta de nutrientes. 

 

Placenta previa después de la semana 26 de gestación: La placenta previa es la inserción de la placenta en la parte baja del útero. Los cambios uterinos al final de la gestación favorecen el sangrado,  si la placenta a está insertada a este nivel. El traqueteo del running favorecería este sangrado y empeoraría la situación. 

Gestaciones previas con riesgo de parto prematuro: En esto, los estudios se contradicen, mientras que hay estudios que demuestran que el ejercicio físico en las ultimas 8 semanas de gestación no incrementa la actividad del útero hay otros que dicen que con el ejerció físico se incrementa levemente las contracciones uterinas sin iniciarse el trabajo de parto y otros trabajos relacionan el ejercicio físico con el inicio de trabajo de parto. Ante esta contradicción lo que se recomienda es guardar reposo a aquellas mujeres que ya tuvieron trabajo de parto antes de tiempo. 

Rotura prematura de bolsa: La rotura prematura de la bolsa de líquido amniótico es un estímulo para el inicio del parto. Como decíamos anteriormente, la actividad física puede desencadenar contracciones no dolorosas (no de parto) pero en este caso lo más sensato es restringir la actividad física ante una rotura de membranas. 

Hipertensión inducida por el embarazo: Uno de los cambios que ocurre al correr es la elevación de la tensión arterial, por eso si hay hipertensión inducida por el embarazo se recomienda restringir la actividad física. 

Hay otras situaciones en las que el ginecólogo, siguiendo las recomendaciones de la ACOG, te recomendara practicar ejercicio con mucha moderación o al menos limitar la actividad física:

•Anemia severa

•Arritmia cardiaca materna 

•Bronquitis crónica

•Diabetes Mellitus Tipo 1 mal controlada. 

•Obesidad mórbida

•Extrema delgadez (índice de masa corporal <12 (IMC=Peso en Kg/(talla)2 en metros)

•Vida muy sedentaria antes del embarazo

•Restricción de crecimiento intrauterino. 

•Hipertension o preeclampsia poco controlada en el embarazo 

•Limitaciones ortopédicas. 

•Consumo elevado de cigarrillos.

•Enfermedad tiroidea o epilepsia mal controlada

 

¿Cuando has de dejar de hacer ejercicio físico si estas embarazada?

Has de saber que a pesar de que  el ginecólogo te diga y te recomiende  que puedes seguir corriendo o hacer  ejercicio durante el embarazo hay una serie de signos y síntomas que si aparece uno o varios, te van a obligar a parar de inmediato la práctica deportiva y a consultar a tu ginecólogo: 

•Sangrado Vaginal: más arriba explicábamos que el sangrado vaginal, mientras no se demuestre lo contrario indica que la placenta se esta despegando del útero

•Dificultad para respirar antes del esfuerzo

•Mareo

•Dolor de cabeza

•Dolor en el pecho 

•Debilidad muscular

•Piernas hinchadas, dolorosas y calientes: puede ser una manifestación de tromboflebitis

•Disminución de los movimientos fetales

•Te notas que mojas la ropa interior con liquido claro que pudiera ser liquido amniótico y por tanto una rotura de bolsa de liquido amniótico