Sujetadores para correr: Por qué es importante sujetarte y qué tipo de sujetador necesitas

Sujetadores para correr: Por qué es importante sujetarte y qué tipo de sujetador necesitas

Según publica Sports Medicine of Australia, el 88% de las adolescentes que practican ejercicio físico no utilizan  un sujetador acorde a su talla, probablemente  el desconocimiento de cómo elegir la talla de sujetador sea el motivo de utilizar un sujetador adecuado.

Se demostró al hacerles responder a ese grupo de adolescentes un sencillo test con preguntas acerca del ajuste del sujetador que el 85% de estas adolescentes no tenían conocimientos suficientes  de cómo elegir adecuadamente la  talla y ajuste de sujetador.

  

¿Por qué utilizar un extra de sujeción para correr?

El pecho de la mujer no tiene estructuras anatómicas que lo sujeten durante el ejercicio. Se compone fundamentalmente de tejido adiposo y glandular, es decir no hay músculos que lo sujeten, por ese motivo el uso de un buen sujetador es fundamental para que todo el peso no recaiga únicamente sobre el torso y se reduzca la oscilación vertical de tu pecho mientras corres.

 

El peso del pecho mientras corres

Un pecho de talla 100D puede suponer 600 gramos por pecho, es decir 1,2 kg tirando hacia abajo desde el torso. Es fácil entender que mantener la postura con ese peso sobre la parte anterior del torso en reposo sobrecarga la espalda y el cuello. 

Tu pecho puede ser mas o menos pesado en función del tamaño,  y en algunos casos el peso del pecho en reposo, puede obligar a  adoptar una postura encorvada. 

La posición del tronco al correr es fundamental para correr de forma eficiente para que el menor esfuerzo te haga moverte más rápida. Correr con el tronco encorvado no solo afecta negativamente al rendimiento en tus carreras si no que puede ocasionarte dolor de cuello hombros, espalda y brazos. 

El movimiento del pecho mientras corres

Mientras corres el pecho se mueve unos 12 cm arriba y abajo con cada zancada. Este movimiento supone que por cada km el pecho se mueve unos 60-90 metros de arriba abajo. Con un sujetador convencional, el pecho oscila unos 9 cm y con un sujetador deportivo el movimiento se reduce a 4 cm por zancada.

En ese movimiento vertical del pecho cuando corres, el peso que soporta la espalda con cada zancada se incrementa considerablemente,  por eso un sujetador deportivo no sólo ha de sujetar si no que  además ha de apoyar el pecho.

El exceso movimiento del pecho al correr a veces supone una barrera para la practica del running porque es incomodo desde el punto de vista biomecánico y desde el punto de vista social. 

¿Cuánta sujeción necesitas?

La sujeción que necesites para correr dependerá de la edad y del tamaño de tu pecho. 

Edad: El pecho femenino es tejido glandular y tejido adiposo. No hay estructuras específicas que lo sujeten. El tejido glandular y graso queda únicamente fijado a la piel que lo cubre por encima. Con la edad inevitablemente la piel se vuelve menos tersa, por eso conforme pasan los años vas necesitando más sujeción. 

Talla de sujetador: El pecho grande es más pesado y requiere mayor sujeción. 

Tipo de ejercicio: La oscilación vertical de tu pecho será mayor conforme aumentes el ritmo de la carrera. En función del ritmo y el tamaño de tu pecho habrás de llevar un tipo u otro de sujetador. 

 

¿Qué tipo de sujetador necesitas?

Sujetador normal: Es el sujetador que utilizas para tu actividad habitual, no está realizado con material  que evacue el sudor ni tampoco está pensado para sujetar tu pecho mientras corres.  

Sujetador  tipo Crop Top: Son sujetadores sin copa que comprimen tu pecho como si de una banda elástica se tratara. Si eres joven, menor de 30 años y  sólo vas a trotar o caminar, es probable que sea suficiente con un sujetador tipo Crop Top.  Hay algunos modelos en el mercado que se llevan como si de una camiseta deportiva se tratara. 

Sujetador deportivo: Es un tipo de sujetador pensado para la practica de deporte pero con 2 copas diferenciadas.  Si tu pecho es voluminoso tienes mas de 30 años o vas a correr en lugar de trotar el tipo de sujeción que necesitas te lo aporta un sujetador deportivo. 

Las mujeres con una copa C-D o superior, que en vez de trotar corran y con mas de 30 años necesitan una sujeción adicional que se consigue con dos sujetadores, uno tipo crop top junto y un sujetador deportivo. 

 

¿Cómo elegir la talla de tu sujetador?

Para elegir la talla del sujetador y la copa  has de conocer 2 medidas: la de tu contorno justo por debajo del pecho y la de tu contorno por la parte más voluminosa del pecho. 

Talla: con una cinta métrica mide el contorno justo por debajo de tu pecho (línea 2 de la imagen), a esa medida añádele 15 y esa será la talla del sujetador. Por ejemplo, si tu contorno es 73 cm, tu talla de sujetador será la 85-90, habrás de probarte las dos para ver cuál se ajusta mejor a tu contorno. 

Copa: Mídete el contorno por la parte más voluminosa de tu pecho en cm (línea 1 de la imagen). Y réstale la medida que obtuviste al medir tu contorno justo por debajo de tu pecho. Según la diferencia obtenida se determina una copa u otra.

 

La sujeción que necesitas según tu edad, tu copa y el ritmo de carrera

Te mostramos la siguiente cómo determinar la sujeción que necesitas en función de tu edad, el tipo de actividad  y el tamaño de tu pecho. 

Esta tabla debes utilizarla a modo orientativo  y prestar atención  a tu comodidad y al movimiento de tu pecho al correr, además, has de tener en cuenta que la fase del ciclo menstrual en que te encuentras  y que un  cambio reciente de peso puede afectar al nivel de sujeción que necesites.

Como ves, Las mujeres con una copa C-D o superior, que en vez de trotar corran y de más de 30 años de edad necesitan una sujeción adicional que se consigue con dos sujetadores superpuestos, uno tipo crop top junto y un sujetador deportivo. 

 

Martín Ferrando Mora. Médico, Runner y Triatleta.