La importancia del sueño en la vida diaria y la salud

La importancia del sueño en la vida diaria y la salud

En la actualidad ¿quién no lleva un ritmo agitado de vida que le dificulta el dormir y descansar la mínima cantidad de horas que son requeridas por la mente y el cuerpo? Durante los últimos años, el exceso de horas de trabajo, más el tiempo que se dedica a nuestra actividades favoritas (viajes, ocio, deporte…), ha hecho que dejemos de un lado, e incluso, que nos olvidemos completamente del papel tan importante que tiene el sueño en nuestras vidas.

Por Nutrición Sin Más:

La duración y la calidad del tiempo que dedicamos al descansar y dormir marcan el límite entre una vida sana y una vida insana. No obstante, muchos de nosotros no podemos imaginar hasta qué punto el reposo y el sueño serían insuficientes para perjudicar nuestra salud.

 

OBESIDAD

El aumento de peso y la obesidad son uno de los más significativos efectos que puede causar la falta de sueño. Aparentemente, el hecho de dormir pocas horas aumenta los antojos y abre el apetito, lo que significa que se consumirán una mayor cantidad de calorías durante el día. Según los datos de las más recientes investigaciones, el riesgo de sufrir obesidad se incrementa en un 55 % y 89 % en niños y adultos que duermen pocas horas, respectivamente.
Y es que,  al analizar el estado de nuestro organismo ldespués de una noche en vela, obviamente la debilidad, la fatiga y el cansancio que nos invade también disminuyen al mínimo nuestra motivación para practicar deporte, factor importante para mantener un peso saludable.

 

ENFERMEDADES DEL CORAZÓN

El sueño de mala calidad también se vincula con un riesgo mayor de padecer enfermedades del corazón, tales como infartos al miocardio, enfermedades coronarias o derrames cerebrales.

 

DIABETES

Existen muchos indicios que apuntan que el dormir menos de 6 horas al día podría desequilibrar de forma considerable la producción de insulina y el nivel de glucosa en la sangre, lo que en el largo plazo podría causar diabetes.

 

ESTRÉS Y DEPRESIÓN

¿Y qué piensas sobre la irascibilidad y mal humor que caracteriza a las personas en esos días que una pesadilla les arruina la noche?
La privación del sueño perjudica nuestro estado mental. De hecho, se ha comprobado que padecer algún trastorno del sueño aumenta las probabilidades de caer en depresión, así como el índice de muerte por suicidio.

 

MENOR EMPATíA E INTERACCIÓN SOCIAL

Igualmente, unos malos hábitos de sueño se vinculan con una menor empatía emocional e interacción social. Varias investigaciones han comprobado los efectos de la ausencia de sueño y su relación con la capacidad de reconocer ciertas emociones faciales, como el enfado o la alegría. Los resultados han sido concluyentes: las personas que duermen menos horas, especialmente las mujeres, tienen mayores dificultades al momento de identificar expresiones emocionales.

 

ENFERMEDADES INSTESTINALES

En último lugar, se cree igualmente que mal y poco puede aumentar las respuestas inflamatorias del cuerpo, y concretamente, se ha conseguido una fuerte vinculación entre la falta de sueño y las enfermedades intestinales inflamatorias.


¿Cuáles son los beneficios de dormir de 7 a 8 horas por día?

Las personas que reservan parte de su tiempo para dormir y descansar (más de 7 horas) después de un día intenso, tienen 3 veces menos probabilidades de padecer un catarro. La mínima alteración del sueño disminuye el nivel de reservas de células natural killer (NK) o asesinas naturales, que se encargan de destruir células infectadas por virus u otros tipos de patógenos.


Igualmente, aquellos sujetos con una eficiencia del sueño por debajo de 92 % presentan 5,5 veces más riesgo de sufrir un catarro que aquellos con una eficiencia superior al 98 %.


La calidad y duración del sueño también son un punto importante para el desarrollo de actividades físicas de baja y alta intensidad en el deporte. Diversas investigaciones realizadas en deportistas han comprobado que un mayor número de horas de sueño aumenta la ejecución, precisión y rendimiento físico.
Lo mismo se puede aplicar a cualquier otra actividad que necesite atención y esfuerzo mental.

Unas buenas costumbres de sueño pueden mejorar de forma significativa la memoria, las funciones cerebrales, la productividad y la concentración, tanto en adultos como en niños.


Y para que el descanso y el buen dormir te otorguen aún más efectos positivos que negativos, no es suficiente dormir “un par” de horas. Debes organizarte de forma tal que seas capaz de dormir de 7 a 8 horas al día y procura que no haya nada que pueda molestarte como el exceso de luz o ruidos.


De tener dificultad para conciliar el sueño, intenta hacer algo relajante después de acostarte, como escuchar música calmada o leer un libro. La cafeína, el alcohol y la práctica de ejercicio unas horas antes de ir a dormir también podrían interrumpir el sueño.


Recuerda, sin horas de sueño y descanso, no es posible una vida saludable.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Banner 300x250 Women