José Moratinos Iglesias: Cómo ser feliz corriendo

José Moratinos Iglesias: Cómo ser feliz corriendo

El alicantino, José Moratinos Iglesias, empezó a correr cuando estaba apunto de alcanzar su jubilación profesional. A sus 70 años y con más de  50 pruebas de maratón y de mayor distancia asegura que seguirá corriendo unos 10 años más, siempre que su salud se lo permita.

1. Comenzaste a correr cuando casi no había competiciones en la provincia, ¿Cómo has experimentado este cambio significativo con el auge de las carreras populares?

Empecé a correr en 2003, en la Media Maratón de Santa Pola. Desde entonces acá, ha llovido mucho. Hay un auge de las carreras populares, y afortunadamente cada vez son más los hombres y mujeres de todas las edades que practican el running, como actividad física saludable.

 

2. ¿Qué cambios significativos has apreciado?

Son muchas las personas que ahora corren, hay mejor preparación, el equipamiento es más completo, con mejores zapatillas, un entrenamiento más adecuado, y el ver en el deporte una mejora de la calidad de vida.

 

3. ¿Crees que todavía quedan cosas en las que mejorar?

Naturalmente. Hay que hacer campañas para que la gente se conciencie de las ventajas de la actividad deportiva, los medios de comunicación deben dar más cabida a noticias sobre el running, hay que abaratar las competiciones y potenciar las de distancias cortas, para que la gente se anime. Y las carreras solidarias y las de la mujer, entre otras, deben ser más numerosas en su frecuencia.

 

4. ¿Cuáles han sido las mayores dificultades con las que te has encontrado hasta llegar donde has llegado? 

Sobre todo, el mantener mi ilusión y fuerza de voluntad, pues con la edad cada vez me fatigo más, pierdo un poco de velocidad y la flexibilidad disminuye. Por eso, hay que ser muy constantes y tener una mente fuerte para no cejar en el empeño y estar siempre en la brecha, en los entrenamientos y al pie del cañón.


 

5. A tus 70 años, ¿hasta cuándo te ves compitiendo? ¿Hasta qué edad más o menos te verías con fuerzas para seguir compitiendo?

Espero estar con fuerzas para competir, si la Providencia me da salud, hasta los 80 años. A partir de esa edad, ya depende de cómo me encuentre. Pero creo que tengo buena cuerda para al menos correr, como dije, hasta los ochenta años. Posteriormente, haré ya más bien rodajes cortos, entrenamientos ligeros, y alguna carrerilla que otra.

 

6. Comenzaste a correr a los 59 años, ¿Crees que hay una edad para el atleta? 

Se puede correr “toda la vida”, ahora que, claro, la intensidad  y extensión depende de la edad. En la niñez, carreras como juego, sin afán competitivo. A partir de los 16 años, ya se puede pensar en competiciones propiamente dichas. Pero no hay una edad para el atleta. De todos modos, cuanto antes se empiece, mejor.

 

7. ¿Cómo has ido adaptando tus entrenamientos a los cambios fisiológicos que has ido experimentando? 

Conforme iba teniendo más edad, los entrenamientos han sido de menos horas, de menor ritmo y más espaciados. Pero eso sí, todos los días entrenamiento y cada semana, competición.

 

8. ¿Cuál es tu pauta de entrenamiento?

En la actualidad,  cada día una hora más intensa, otra hora prácticamente de trotada y mucho caminar, moverme y llevar una vida activa. En total, unas tres horas “prácticas”. Le llamo motus UL

 

9. ¿Cuál ha sido tu mejor marca?

En 5km., 22m., en 10km. 43m., en medio maratón 1h35m. y en maratón 3h43m.

 

10.- ¿Alguna anécdota o carrera que recuerdes con más cariño que otras?

Son muchas anécdotas y muchas carreras (ya cerca de 600 competiciones) pero las carreras que recuerdo con más cariño, son sin duda, las medias maratones de Alicante (son nueve, tres en el período antiguo y seis en el moderno) y de Santa Pola (son ya catorce las realizadas). En Santa Pola en 2013, me estrené como corredor, y la anécdota es que pasé directamente ese año de andar a correr y  nunca veía el momento de llegar a meta, con  el coche-escoba al acecho. Pero al final acabé; lleno de agujetas, eso sí.

 

11. ¿Qué sientes cuando llegas a la meta?

Es una sensación especial, que no se puede describir. Es la gran alegría de haber culminado  una prueba, con  esfuerzo y tesón. Aunque se sufra en una carrera, cuando se cruza la meta parece que olvidamos todo lo padecido y la felicidad es enorme. Hay que ser corredor para comprenderlo en toda su intensidad.

 

12. ¿Qué te ha aportado correr durante estos años?

Empecé a correr cuando tenía muy próxima la jubilación. Primero, unas pocas carreras y ya jubilado, con 61 años, intensifiqué la frecuencia de carreras. El correr me ha aportado, y espero siga aportándome, mucha felicidad, el ocupar mi tiempo con intensidad, disfrutando y llevando una vida activa. Me ha aportado salud física y mejora de mi higiene mental, proporcionándome optimismo y una visión positiva de la vida.

 

13. En algunos de tus textos hablas sobre conexión estrecha entre la educación en valores y el running ¿Qué tipo de valores pueden aprenderse a través del running, y de qué forma se trasmiten estos?

La conexión es muy estrecha. El running transmite valores a los corredores, y estos, con su comportamiento, llenan de valores el ámbito de las carreras. Son dos fuerzas convergentes. Por la centrípeta, los valores del running entran en el corredor y por la centrífuga, el runner transmite valores. La solidaridad, el esfuerzo, el sacrificio, la emulación, la amistad, el compañerismo, la constancia,.. Todos estos, y otros, valores éticos, morales y sociales, son valores del running. En el correr, hay implícitamente una educación en valores.

 

14. En tu libro “Ser feliz corriendo”, hablas de lo que denominas “método de entrenamiento Moratinos” ¿En qué consiste este?

El Método Moratinos, con sus 14 principios sustantes, expuestos en mi libro “Ser feliz corriendo”, editado por ECU, combina aspectos físicos, psicológicos, sociales y filosóficos. Se corre con las piernas, con la musculatura, pero asimismo con la mente, la voluntad y el espíritu positivo. En el Método Moratinos, se aplica una visión integral de la carrera, interdisciplinar. Entrenamiento externo, físico, e interno, con descanso, buena alimentación y espíritu positivo. Los corredores que siguen este método me dicen que los resultados que obtienen son sensacionales. Pues eso…

 

15. ¿Qué proyectos tienes en mente para el futuro próximo?

Mis proyectos abarcan varios campos. En el campo de las carreras, hacer más carreras cortas y menos carreras de gran resistencia. Lo ideal, los diez kilómetros. Pero no dejar el running, eso nunca. Irme ligando menos a un club concreto, que “encorseta”, pues estoy en contacto con muchas formaciones. Otra esfera son los libros y trabajos, ya que tengo en mente varios libros sobre carreras. Próximamente, “Corriendo bajo la magia del Volga”. E intensificar el estar con la familia y los amigos, asistir a actos culturales… En fin, cultivar cuerpo y espíritu. El dar conferencias y charlas, es otro gran proyecto.

 

16.  ¿Cómo animarías a alguien que ha rebasado los 50 años, para que empiece a correr?

No hay edad para empezar a correr. Ciertamente, es mejor empezar de joven, pero una persona relativamente mayor que quiera iniciarse en el running, no se lo ha de pensar dos veces. Que comience con pequeñas trotadas de quince minutos de duración, siga aumentando la duración, media hora, cuarenta minutos… a un ritmo llevadero. Y poco a poco, irá disfrutando de la carrera. Es bueno que le aconseje algún corredor ya ducho en el running, e incluso una trotada en grupo le daría una gran  motivación. Las ventajas son muchas, pues al correr se gana amigos, se vuelve más optimista, se mejora la salud…